Verduras para el invierno

Ayer os hablamos de las frutas que vamos a encontrar en los mercados y que serán la sensación de tus ensaladas y postres caseros durante los próximos meses de frío invierno. Hoy es turno de las verduras. Para completar esos platos y la dieta, que ya sabes lo importante que es variarla de vez en […]

verduras de temporada

Ayer os hablamos de las frutas que vamos a encontrar en los mercados y que serán la sensación de tus ensaladas y postres caseros durante los próximos meses de frío invierno. Hoy es turno de las verduras. Para completar esos platos y la dieta, que ya sabes lo importante que es variarla de vez en cuando. Con la siguiente lista, organiza tus próximas comidas y sobre todo, las cenas si deseas perder peso, ya que las verduras son la mejor opción para la última comida del día.

¿Sabéis? Escribiendo esta entrada me he dado cuenta de la infinita disponibilidad de verduras que tenemos en esta época del año. Si pecamos de platos pobres de color verde y alimentos frescos, ¡será por falta de originalidad! Y sino, echad un vistazo:

Casi podríamos citar las verduras que no están de temporada por no tener que citar casi todas. Pero como no se trata de eso, te diremos las verduras exclusivas de esta temporada: de primeras, encontramos la alcachofa. Famosa fórmula para adelgazar, no la olvides en el carrito de la compra. Al igual que el brocoli, otro buen alimento para quienes no saben qué cenar y con qué acompañar un pedazo de pechuga, todo hervido.

Las acelgas podría ser otra forma de variar las ensaladas. También el apio, la berenjena y el calabazín. Es momento para comprar la col de lombarda, la coliflor y la escarola. Si eres una yuufiter, controla el hierro comiendo espinacas, que estarán en su punto en estos momentos. Al igual que los guisantes y las judías verdes. Por último, tenemos la posibilidad de aumentar las reservas de vitamina D con la zanahoria. También es turno de la remolacha y el rábano.

 

Foto por: funadium

Sarah Santiago

Periodista especializada en fitness. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Suecia, un lugar donde pasar algo más que frío

Estrenamos sección de Lifestyle con este post en el que os cuento mi último viaje a tierras escandinavas, concretamente a Suecia. Adelanto que todo lo que no comí en Navidad, lo comí durante una semana en el país de los vikingos.

No tengo tiempo para entrenar, ¿en serio?

La excusa más popular para justificar el hecho de no hacer nada de ejercicio es la de la falta de tiempo. Déjame decirte algo: hagas lo que hagas, tengas el trabajo que tengas, si no entrenas es porque no quieres. Te voy a contar cómo me he organizado durante estos 4 años para no dejar de entrenar nunca a pesar del trabajo, mis proyectos y mi día a día.

No, no hay que comer de todo

Seguro que has escuchado esta frase en más de una ocasión. Mi madre, mis amigos, el médico y el entrenador del gimnasio siempre te han dicho que tienes que comer de todo y te mienten.