Reto: 100 abdominales al día durante 14 días. Estos son los resultados.

En solo 14 días he conseguido el cambio que puedes en la siguiente foto. Un cambio pequeño, pero visible.

tl;dr en vídeo. La clave, para conseguir un cambio como el mío es la dieta. Básicamente debes de comer suficientes proteínas, no excederte con las calorías y hacer ejercicio para mantener la masa muscular.

Antes que nada. Hay que tener en cuenta que han sido 14 días y mi estado de forma inicial ya era bueno. El margen de mejoría no era tan grande y, aún así, el resultado es visible y evidente. Tu resultado será mejor.

¿Qué rutina he seguido?

Seguro que esa es la pregunta que te estás haciendo y, lo siento pero, la respuesta es no importa.

El cambio que ves en la foto no lo ha provocado ningún ejercicio milagroso ni ninguna rutina perfectamente estructurada y preparada. Tampoco se debe a una rutina quemagrasa ni a un circuito de HIIT. El cambio que ves en la foto se debe a una dieta.

La pregunta correcta: ¿Qué dieta he seguido?

Para una dieta de pérdida de peso hay dos claves:

1. Proteínas

Estas son fundamentales para conservar toda la masa muscular durante una dieta baja en calorías. Cuando las calorías son bajas, si no entrenamos y no comemos suficiente proteína nuestro cuerpo trata de deshacerse de ella.

Es importantísimo, cuando perdemos peso, hacer hincapié en conservar la masa muscular. Esa va a ser la clave que nos va a dar los resultados que buscamos o no. Por ello, debes asegurarte de comer entre 1,7 y 2,3 gramos de proteína por cada kilo de masa muscular. Así de fácil.

Las mejores fuentes de proteína por orden: pechuga de pollo; pavo, merluza, ternera, huevos, salmón, frutos secos, etc.

2. Calorías

Fundamental también. Si comes menos calorías de las que quemas al final del día, perderás peso. Si además comes suficiente proteína, ese peso será –en su mayoría– grasa.

Calcular tu gasto calórico es tan fácil como meter tus datos en esta calculadora.

Como ya sabes cuánta proteína tienes que comer simplemente reparte el resto de calorías indistintamente entre grasas e hidratos. Da igual si comes más grasa que hidratos o al revés. Si no excedes las calorías, perderás peso.