Cuantas calorías subo para Ganar Músculo

Para ganar músculo o hipertrofiar lo más importante es la dieta. La dieta es el responsable de más del 60% de los resultados. Sabemos que tenemos que comer pero como damos con la cantidad exacta.

Lo más importante a la hora de ganar músculo o hipertrofiar es que el balance calórico al final del día sea positivo. Es decir, al final del día, tenemos que haber ingerido más calorías que el total quemado durante él.

Durante el día nuestro cuerpo quema calorías con el simple objetivo de seguir funcionando con normalidad (Metabolismo basal), además, quemamos calorías cuando caminamos, hacemos ejercicio o durante el trabajo. La suma de ambos nos da el total de calorías que quemamos a lo largo del día.

Para que se produzca hipertrofia y al final, para ganar músculo, es importante que comamos más calorías de las obtenidas en el cálculo anterior. Lo normal suele ser comer 500 Kcal más pero en mi caso, prefiero subir menos las calorías.

¿Cuántas calorías añado Yo para Ganar Músculo?

En mi caso subo entre 200-250 kcal con el objetivo de cubrir todas mis necesidades vitales y darle al cuerpo los nutrientes suficientes para que pueda crear nuevo músculo pero sin almacenar demasiada grasa. Es probable que subiendo sólo 200-250 kcal las ganancias de músculo sean menores pero serán más limpias.

Al final, como siempre, depende de cada uno, del físico y del metabolismo de cada persona. Hay personas que aunque suban 500 o 750 kcal no ganan prácticamente grasa y hay otras que ganarían en exceso. En mi caso, se que si como demasiado acabo acumulando un exceso de grasa por ello me ando con cuidado y subo poco a poco.

Víctor Falcón

Mi primer recuerdo se remonta a un gimnasio. Quizás por ello, lo primero que hago nada más levantarme es encaminarme a él. Entreno, luego soy programador.

Comentarios

También te interesa

Suecia, un lugar donde pasar algo más que frío

Estrenamos sección de Lifestyle con este post en el que os cuento mi último viaje a tierras escandinavas, concretamente a Suecia. Adelanto que todo lo que no comí en Navidad, lo comí durante una semana en el país de los vikingos.

No tengo tiempo para entrenar, ¿en serio?

La excusa más popular para justificar el hecho de no hacer nada de ejercicio es la de la falta de tiempo. Déjame decirte algo: hagas lo que hagas, tengas el trabajo que tengas, si no entrenas es porque no quieres. Te voy a contar cómo me he organizado durante estos 4 años para no dejar de entrenar nunca a pesar del trabajo, mis proyectos y mi día a día.

No, no hay que comer de todo

Seguro que has escuchado esta frase en más de una ocasión. Mi madre, mis amigos, el médico y el entrenador del gimnasio siempre te han dicho que tienes que comer de todo y te mienten.