Ayunar o hacer dieta. ¿Qué es mejor?

Si quieres perder peso y grasa, ¿Qué es mejor? ¿Hacer dieta controlando la ingesta o ayunar? Bien, vamos a ver dos casos.

Hacer dieta:

Por un lado tenemos el experimento de inanición de Minesota, mejor llamado experimento de semi-inanición de Minesota de 1944.
Este experimento se hizo con la simple idea de obtener conocimiento sobre cómo afecta la restricción calórica a nuestro cuerpo. Para ello se reunió a 36 hombres saludables de estatura media y de un peso promedio de unos 70 kilos.

  • Los primeros tres meses llevaron una dieta alta en calorías de unas 3.200 kcal diarias.
  • Después, durante 6 meses, pasaron a una dieta de unas 1.500 kcal diarias.

La dieta en ambos casos era una dieta alta en carbohidratos. Comían poca carne en general.

Resultado

Los hombres sufrieron muchos cambios físicos y psicológicos durante esos 6 meses de semi-inanición.
Físicamente, su rendimiento físico descendió entorno a un 21% y también lo hizo su temperatura corporal. Muchos de estos hombres pasaban frío y a pesar de ser un día soleado de Julio iban abrigo.
Mentalmente los individuos pasaron a interesarse únicamente y de forma obsesiva por la comida. Tenían hambre constantemente y algunos fueron sorprendidos hurgando en la basura por algo de comida.

Ayuno

Por otro lado tenemos el ayuno y el ejemplo de Angus Barbieri. Un hombre que ayunó durante 382 días seguidos. No comió nada sólido durante este periodo, lo único que consumió fue agua, café solo, té solo y multivitamínicos durante casi un año.
Pasó de 207 kg de peso a 82 kg y lo hizo sin ningún síntoma de debilidad o enfermedad. De hecho en el propio informe se dice que el paciente estuvo todo el periodo sin síntomas adversos. Se encontraba bien y caminaba con normalidad. Además añade que el ayuno prolongado en este paciente no tuvo ningún efecto adverso.
No se encontraba hambriento todo el día ni se obsesionó con la comida como vimos en el ejemplo anterior.
Y por cierto, si te lo estas preguntando. No, no hubo efecto rebote. Mantuvo su peso durante varios años sin ningún problema después de este gran ayuno.


Comparación.

Aunque ambos experimentos son distintos y en el caso del ayuno la muestra es de un solo paciente se pueden sacar algunas conclusiones comparando ambos estudios.

  1. Si comparamos ambos estudios nos damos cuenta que en cuanto apetito, al contrario de lo que pueda parecer, es mejor no comer absolutamente nada que comer poco. En el experimento de Minesota los pacientes se obsesionaron por la comida mientras que el ayuno de más de un año de duración se hizo sin nada de apetito. Luego veremos el porqué.
  2. El metabolismo, al contrario de lo que pueda parecer, sufre menos cuando no comemos nada que cuando llevamos una dieta baja en calorías. La reducción de la temperatura corporal que apreciamos en el experimento de Minesota esta relacionada con una disminución grande del gasto calórico diario.
  3. Al contrario de lo que pueda parecer, parece que tiene más efectos negativos comer poco que dejar de comer. Como vimos en el caso del ayuno el paciente estuvo sin comer más de un año sin ningún efecto adverso. Los pacientes de Minesota sufrieron mucho a pesar de que solo duró 6 meses.,

Vamos a ver el porqué de estas diferencias una a una.


El apetito

Cuando hablamos del apetito tenemos que hablar de la grelina.
La grelina es básicamente la hormona que regula el apetito y tal y como se ha analizado en varios estudios esta tiene unos nieveles que varian de forma constante durante el día (estudio).

Como podemos ver en el siguiente gráfico los picos de grelina coinciden directamente con la hora de nuestras comidas. Es simplemente una cuestión de hábitos. Costumbres.

Pero si nos fijamos aún más nos damos cuenta de que el punto más bajo es justo en el momento en el que llevamos más tiempo sin comer.
Por tanto, la grelina, el apetito, nada tiene que ver con cuanto tiempo llevas sin comer. Simplemente es una cuestión de hábitos y de costumbres.
Y esto se puede ver clarament en el estudio de 2005 sobre la relación entre la grelina y el ayuno. En él se vió claramente como los niveles de grelina iban descendiendo a medida que aumentaban las horas de ayuno. 
Sorprendentemenete los participantes tenían menos hambre después de 84 horas sin comer que al principio, a las 2-3 horas de la última comida como se puede ver en la siguiente imágen.

Esto puede parecerte sorprendente, pero es algo que tanto yo, como tu, ya hemos experimentado en más de una ocasión. Cuántas veces has estado ocupadísimo trabajando o concentrado jugando, te da hambre, pero como tienes que terminar el trabajo que estas haciendo o con la partida que estas jugando sigues. 
Después de 30-45 min. te das cuenta de que ya no tienes nada de hambre. Muchas veces comes por comer, por que piensas que es lo que toca y que es lo que tienes que hacer, pero otras veces simplemente sigues, te saltas la comida y, casuelamente, no te da hambre hasta que llega la próxima comida.

El metabolismo

En el caso de Minesota, el caso que representa las dietas bajas en calorías, el metabolismo de los indivíduos decayó un 40% haciendo. Cabría pensar que en el caso del ayuno el metabolismo debería de caer aún más, pero no es así.

Tal y como se puede ver en el estudio realizado en el año 2000 el metabolismo no solo no se ralentiza durante el ayuno si no que aumenta después de 4 días sin comer como podemos ver en la siguiente imágen.
La línea roja representa el gasto calórico diario en reposo, lo que llamamos el metabolismo y podemos ver como después de 4 días este está por encima del punto de partida inicial a pesar de que se produce pérdida de peso.


Si me preguntas a mi, es más cómodo, más efectivo y mejor para tu salud ayunar que llevar una dieta baja en calorías.

El ayuno te hará el proceso más sencillo y además te dará mejores resultados al hacer que el apetito esté más controlado en todo momento y que el metabolísmo no se reduzca como si hace con las dietas bajas en calorías.